Luján no es el “Lejano Oeste”

El pasado fin de semana fuerzas de seguridad locales y provinciales realizaron operativos en algunos bares y boliches de la ciudad. Con los resultados a la vista, cabe pensar que el objetivo del mismo fue visibilizarse ante la juventud y el poder local, actuando con el nerviosismo, la torpeza y la violencia propios de un elefante encerrado dentro de un bazar.

 

¿Cuál fue el motivo del arribo a Luján del Registro Provincial de Comercialización de Bebidas Alcohólicas (ReBA)?, ¿Qué relación tiene con la disputa entre Vidal y la policía bonaerense?¿Qué relación con los operativos de saturación policial que se vienen dando en la ciudad?¿Y con los desmanes y abusos que cometen las distintas fuerzas de seguridad que operan en la ciudad sobre todo con los jóvenes?¿Por qué razón el ejecutivo local no dio explicaciones sobre lo actuado por un ente provincial a la vuelta misma del palacio comunal?

 

Las crónicas periodísticas versan sobre el uso de gas pimienta dentro de un bar, de tiros de escopeta con balas de goma en pleno centro, con la calle llena de pibas, pibes y jóvenes, de algunas personas que debieron ser hospitalizadas. Circulan muchas versiones de pasillo, de comentario; sería deseable que el ejecutivo municipal reconstruya una con algún tipo de valor de verdad. Testigos directos comentan lo increíble del caso, el peligro de lo sucedido, lo en riesgo que se estuvo, lo poco frecuente de la situación.

 

Entendemos que en Luján hay una extendida tradición de juntarse y concurrir a lugares nocturnos durante los fines de semana. Son miles las y los jóvenes (y no tanto) que después de una semana de trabajo, compromisos, responsabilidades, el fin de semana realiza actividades para encontrarse con pares, distraerse, divertirse. Esta tradición, estas costumbres, en muchos casos se realizan “a pesar” de la poca oferta que la ciudad tiene, y de ciertas lógicas de violencia, discriminación y manoseo que se dan en algunos establecimientos.

 

Lo cierto es que, como rige para otras cuestiones, no hay una política municipal que oriente, construya un marco, ponga en discusión, establezca un patrón de desarrollo y de promoción de la actividad cultural, recreativa y nocturna. En este caso, también, el gobierno local “deja ser y actuar” lo existente.

 

Repudiamos enérgicamente el accionar de las fuerzas de seguridad que a partir de vaya uno a saber qué Manual de Procedimientos actuó de manera irresponsable y violenta en pleno centro de Luján; realizando disparos de balas de goma ante cientos de jóvenes y utilizando gas pimienta en establecimientos cerrados. Nos parece fundamental que la sociedad de Luján no acepte ni tome como natural este tipo de situaciones. Jóvenes, adultos, adolescentes, se frecuente o no la nocturnidad de la ciudad, no permitamos que se instale la idea de que las soluciones a presuntos problemas vienen de la mano de fuerzas de seguridad con “carta blanca” para actuar con semejante desprecio por la vida.

 

Nos indigna que el Gobierno Municipal no tome postura ante estas situaciones. Ni durante el accionar de estas fuerzas de seguridad ni a partir de lo sucedido han tenido la entereza ni la valentía de pronunciarse o de plantear algún tipo de acción legal o administrativa. Tomar las riendas del estado significa accionar con resoluciones y medidas ante hechos conflictivos, sean o no cómodos, actúen fuerzas del color que sean. Cuando se gobierna se es responsable de lo que sucede en un territorio, y Luján no es el “lejano oeste” como para que se sucedan situaciones de estas características.

 

Resultaría por demás interesante y productivo que se construyan ámbitos para discutir, proponer y proyectar la vida nocturna en la ciudad. Lo ideal sería que se dé a partir de algún tipo de propuesta elaborada por el poder ejecutivo municipal. Lamentablemente, lejos de eso, nos toca abordar el tema para señalar de manera tajante que este tipo de accionar no sólo no contribuye a resolver las cuentas pendientes de la ciudad en este aspecto, sino que además pone en riesgo la integridad, el bienestar y hasta incluso la vida misma de la juventud lujanense.

 

El debate sobre si hay o no que poner más “mano dura” parte de falsos supuestos. Entendemos que lo necesario es ser inflexibles, implacables, absolutamente contundentes en la decisión política de construir una ciudad mejor, con más derechos sociales, más oportunidades de progreso para las familias que la habitamos y construimos, y una vida nocturna diversa, planificada, integrada, respetuosa y alegre. 

 

 

 

Movimiento Popular Patria Grande

 

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.