Inventamos o Erramos

#InventamosOErramos

Vivimos en un distrito con mucho potencial, rico por donde se lo mire, pero que sufre un atraso y un nivel de abandono alarmante. Se nota en el bajo nivel de consumo y los comercios que cierran, en la infraestructura y el mantenimiento del centro, los barrios, las localidades y la zona turística; en la nula capacidad para dar respuesta a problemas históricos del distrito, como el basural a cielo abierto o la situación del rio; o en cuestiones de envergadura menor, como el desarrollo de una colonia municipal de verano, o el tradicional “música en la plaza”.

No tenemos un gobierno municipal que al menos intente amortiguar los impactos negativos que genera la situación de crisis nacional. Las pocas buenas noticias que sucedieron en Luján en estos años, han sido fruto del trabajo colectivo de sectores de la oposición, que en algunos momentos logramos trabajar en base a acuerdos mínimos, logrando pequeños triunfos, o evitando males mayores.

 El futuro ya llegó:

Comenzó el 2019, año electoral, en el que se pone en juego qué sector político estará al mando de la Casa Rosada. A nivel nacional está planteado un escenario abierto, muy parejo en términos de candidaturas y partidos. Por eso, se involucra al poder judicial, se montan operaciones mediáticas para darle brillo o atacar la figura de tal o cual posible candidata o candidato. A más pareja la disputa, más se mueven los actores, y también más actores entran en juego.

A nivel local, en cambio, el escenario es mucho más estable, por demás favorable a Luciani. Aún con sus dificultades, el oficialismo está muy tranquilo en su estrategia para la próxima elección. No porque tengan todo atado: parte importante de la población sabe y siente que Luciani no se pone al hombro la tarea de mejorar Luján, y está descontenta con su gobierno. Además, entre la gente del PRO, la Unión Vecinal y el Radicalismo no tienen pleno acuerdo en todo lo que hacen, ni tienen del todo acuerdo al momento de pensar en candidaturas, puestos y cargos. Su tranquilidad se basa, sobre todo, en que nadie saca los pies del plato, y saben que si no pasa nada fuera de lo esperable, lo más probable es que vuelvan a ganar las próximas elecciones a nivel local, más allá de la suerte de Cambiemos en la Provincia de Bs As y a nivel nacional, porque para que su gestión pierda, alguien tiene que estar en condiciones de ganar.

Lo que da tanta tranquilidad al oficialismo, es la lógica de construcción política de los principales espacios opositores. Hace años que los principales espacios de la oposición local están absorbidos por la disputa interna, la rosca hacia dentro del espacio, una concepción de la política que asocia de manera directa quien conduce con quien encabeza una lista, y donde pareciera que no importara (casi) nada más.

Si no pasa nada fuera de lo esperable, las principales fuerzas de la oposición a Cambiemos van a participar de las próximas elecciones en boletas divididas, teniendo como principal preocupación quién gana en esa primer disputa, y cómo no acompañar, o cómo perjudicar a quien gane la interna. Pensamos que es imposible que de ese marco, y con la pervivencia de esa lógica, sea posible la construcción de un armado electoral que pueda aprovechar el desgaste local y nacional de Cambiemos, y lograr ganarle la elección a Luciani.

Nuestro espacio político viene creciendo en términos electorales, hemos ganado un lugar, una personalidad, una base electoral a seguir acrecentando. No nos ha alcanzado aún para un espacio institucional, pero cada elección hemos ido aprendiendo, creciendo, ensayando. Estamos en condiciones de plantearnos ser “una fuerza más de la oposición” y apostar a crecer en caudal electoral, aprovechando (al menos en parte) la crisis de los actores mayoritarios de la oposición.

Hemos debatido colectivamente al respecto. Hemos decidido apostar a un proyecto más ambicioso, menos identitario, pero que entendemos más útil para quienes sufren a diario las injusticias y las peores condiciones de vida actuales. Estamos seguras y seguros de que la política se hace para transformar la realidad, para hacer posible lo poco probable, si eso ayuda al mejor vivir de las mayorías.

Por eso, en lugar de intentar construir otra lista más de oposición, estamos discutiendo con los principales espacios de la oposición, planteándoles que es posible ganarle a Luciani en las próximas elecciones, si construimos otra estrategia electoral, con otras lógicas, emitiendo otros mensajes a la comunidad de Luján.

Nuestra estrategia:

Nuestra estrategia se basa en lograr que entre las principales fuerzas de la oposición tengamos acuerdo sobre tres cuestiones. Consideramos que estas tres cuestiones tienen el mismo nivel de importancia, y que hay chances de disputarle la elección a Cambiemos si en los próximos dos meses llegamos a acuerdos sobre las mismas.

Las tres cuestiones a acordar son:

Un conjunto de iniciativas de gobierno a priorizar como urgentes, para sacar a Luján de su situación de atraso, abandono y desaprovechamiento de las ventajas comparativas que tiene como distrito.

La construcción de una única lista que articule a las principales fuerzas de la oposición, compuesta por integrantes de los espacios que estén de acuerdo con las iniciativas de gobierno a priorizar, así como también con la lista que funcionaría de representación electoral de ese proyecto.

La necesidad de asumir públicamente, y por escrito, un compromiso ético y político de trabajo dentro de este acuerdo por los próximos cuatro años, como también el compromiso de dar un paso al costado y/o someterse a investigaciones de comprobarse faltas graves, usos del poder a favor de intereses personales, etc.

Desde hace unos meses venimos promoviendo reuniones, debatiendo esta estrategia con las fuerzas opositoras, con absoluta franqueza y honestidad, en la búsqueda constante de conseguir la conformación de una mesa de trabajo con las principales fuerzas de oposición en Lujan. No ha sido sencillo, pero el diálogo ha avanzado.

Queremos un Frente en el que haya espacio para todas las compañeras y compañeros, vecinas y vecinos, que tenga la potencia necesaria para representar el conjunto de malestares y sinsabores que produce esta situación de crisis, y contagiar la esperanza que moviliza a quienes estamos intentando llevar adelante esta estrategia política.

Creemos que otro camino es posible, que Luján da para más, que no hay que acostumbrarse a las injusticias, ni detenerse ante las limitaciones. Sabemos que para darle realidad a este proyecto cada espacio político debe resignar aspectos de su identidad y de sus costumbres, ser flexible para llegar a acuerdos, poner la paciencia, la templanza, y sobre todo el bien común como guía. De nuestra parte, estamos dispuestas y dispuestos a eso.

Tenemos plena seguridad que para la oposición, frente al año electoral, hay dos opciones. O se continúa con la división y disputa entre espacios por ver quién resulta la principal fuerza opositora, o se conforma un frente basado en estos tres acuerdos, que permita disputarle la Municipalidad a la gestión de Luciani. Por eso, seguiremos trabajando e invitando a construir esta estrategia.

O inventamos, o volvemos a dejarle la elección regalada a Cambiemos.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.