Basural de Luján - Una oportunidad para enfrentar un problema complejo

Nuestra comunidad mantiene saludablemente un elevado nivel de reclamo y descontento ante los problemas ambientales que aquejan a todo el partido de Luján. Como contraparte, desde las sucesivas intendencias y concejos deliberantes no se han concretado medidas duraderas para enfrentar desde todas sus aristas la complejidad de un problema ambiental, como es el caso del basural a cielo abierto donde se depositan sin ningún tipo de separación ni tratamiento los residuos de todo nuestro partido.

El año 2018 comenzó con la denuncia de los vecinos de los barrios más cercanos al basural respecto del humo constante sobre sus viviendas. Situación recurrente, y teniendo en cuenta que el municipio declaró la emergencia sanitaria para la zona hace dos años, que se realizaron numerosas reuniones de la comisión de salud, se vuelve más urgente un fuerte reclamo de normas y también de planes y acciones concretos. Las medidas de desratización, mayor seguridad, iluminación, control de los focos de incendio, fueron aprobadas y escasamente completadas.

Por ello, se acrecienta el malestar y se hace imperioso incrementar el reclamo hacia las autoridades.

Ahora bien, muerto el perro, en este caso no se acaba la rabia.

El cierre del basural y el traslado de todos los residuos a un centro de disposición final habilitado como el CEAMSE es una medida costosa y aislada que impondrá un elevado gasto al municipio. Planificar un Centro de Tratamiento de residuos sólidos es una medida necesaria para reducir el volumen de la basura imposible de recuperar, y cuyo desarrollo también requiere fondos que debe explicarse claramente de dónde se obtendrán, y un plazo para llevarse adelante. En todos los casos, las medidas de restauración ambiental sobre el predio requieren también años de trabajo e inversión.

Pero fundamentalmente, cualquier cambio en el tratamiento y disposición de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) debe tomar en cuenta a las personas que trabajan informalmente con los mismos, no sólo en el basural sino en instancias previas, como los cartoneros que recolectan en el centro, botelleros de las localidades, etc. Lo cierto es que de esos trabajos informales e insalubres viven hoy muchas familias. No se puede convalidar que lo sigan haciendo en las actuales condiciones, pero tampoco es tarea sencilla su transformación. Una iniciativa para reconfigurar la matriz laboral de los recicladores informales requerirá la participación activa de los trabajadores en todo el proceso, impulsar acciones que favorezcan su organización en cooperativas de trabajo, con alternativas que contemplen el sustento para las familias que literalmente viven de la basura; tengamos en cuenta que realizan un trabajo ambiental fundamental, que es reinsertar al circuito económico materiales que son desechados por nuestra comunidad.

Pensar en una solución requiere dar respuesta a las diferentes aristas de la situación. Dicho esto, no sostenemos que hay que mantener el basural abierto en las condiciones en las que está ahora, ya que desde todo punto de vista la situación es negativa, sino que no pueden tomarse decisiones parciales, para lo cual es indispensable planificar una gestión responsable y sustentable en el tratamiento de los residuos.

Después de tantos años, las posibles acciones no deben ser medidas improvisadas.

Preocupa que Luján siga quedando a merced de funcionarios que no planifican y dejan en manos de otros actores la resolución de la vida en la Ciudad.
Es fundamental que desde el campo popular seamos conscientes de la necesidad de aportar a la construcción de alternativas que den respuesta al problema, la calidad de vida de un gran número de familias del distrito es lo que está en juego.

Desde VAMOS - Patria Grande consideramos que “hay que tomar el toro por las astas”. Esto significa pensar en una propuesta integral al problema de la basura. Atender a las necesidades urgentes de la población directamente afectada por el humo generado por los incendios, clasificar la basura, dar espacios adecuados y una respuesta a los recuperadores informales con un salario y condiciones dignas de trabajo. Es por ello que hemos generado aportes a un proyecto de ordenanza sobre el basural que aqueja a los habitantes de nuestra ciudad, y bregamos porque el lunes 22 este se apruebe. Las familias necesitan respuestas; la aprobación de la ordenanza es un primer paso para establecer un plan de acción. Sabemos, no obstante, que muchas normas quedan en letra muerta. Sabemos también, que hay muchas personas implicadas en esta problemática que quieren poner trabajo para que la letra se transforme en acto.

Desde VAMOS-Patria Grande entendemos que ya no hay excusas, si queremos un Luján diferente, necesitamos que desde los distintos estamentos del Estado municipal se pongan a trabajar, sin mirar quién se lleva los laureles por la decisión política de tomar este tema como prioridad, y teniendo siempre la mirada puesta en la ciudadanía.

Queremos un Luján libre de contaminación, ambientalmente saludable y con los y las trabajadores de la economía popular aportando su valiosa experiencia de organización para no solo soñar sino también para hacer realidad una ciudad sin familias excluidas. Nos ponemos a disposición para aportar en el desarrollo de políticas en ese sentido, que desde una mirada integral dé respuesta a las necesidades de las familias lujanenses.
Los lujanenses nos merecemos la ciudad que soñamos.

Luján da para más.
VAMOS - PATRIA GRANDE

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.