¿Y el presupuesto participativo?

Se espera que en los próximos días, a más tardar semanas, el Concejo Deliberante trate el Presupuesto para este año. Más allá de algunas consideraciones globales que tenemos para hacer sobre el Proyecto del Presupuesto elaborado por el oficialismo, y de valoraciones sobre lo que viene trayendo el debate sobre el mismo, queremos en este caso poner en agenda un aspecto referido al Presupuesto Participativo, que existe en Luján, desde hace algunos años, pero no se ha puesto en práctica.  
 
Como inicio, es preciso retomar el concepto de democracia, entendiéndola como un sistema político que basa sus principios en la soberanía del pueblo, como una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la sociedad.
En términos prácticos, la democracia puede desarrollarse de dos maneras, como representativa (indirecta), cuando la decisión es adoptada por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes; y por otro, como participativa (directa), cuando se funda en la idea de que los ciudadanos y las ciudadanas deben participar directamente en las decisiones políticas.
Se define al Presupuesto Participativo como una política de participación popular que combina la democracia representativa con la democracia participativa, como una forma de gobierno público que se propone romper con un modelo vertical y autoritario, recurriendo a la participación de la población en diferentes etapas de la preparación e implementación presupuestaria, con un énfasis especial en la definición de prioridades para la distribución de los recursos públicos.
 
Un poco de historia:
 
El Presupuesto Participativo nace en Porto Alegre, Brasil, en el año 1989, tras la victoria en las elecciones municipales por parte del Partido de los Trabajadores, quienes basándose en la experiencia de la histórica Comuna de París, deciden implementar este proyecto, dividiendo la ciudad en Comunas y estableciendo montos para que la ciudadanía pueda pensar e implementar proyectos para mejorar su vida cotidiana.
En Argentina se toma este modelo ante la crisis económica e institucional abierta en el año 2001, como un modo de reconstruir el vínculo entre el Estado y  la sociedad. Ésta es la raíz y la impronta del PP en nuestro país, con un anclaje importante en la idea de fortalecer la democracia representativa, complementándola con mecanismos de democracia participativa.
Desde Patria Grande consideramos al Presupuesto Participativo como una herramienta de la democracia participativa, capaz de conducirnos a una instancia superadora, que complemente tendiendo a reemplazar a la democracia representativa en algunos ámbitos e instancias de la gestión municipal.
El primer municipio argentino en el que se implementa es Rosario, en el año 2002.  En la Provincia de Buenos Aires, por Decreto 3333 del año 2005, se crea el Programa Provincial para la implementación progresiva del PP, e invita a los municipios bonaerenses a sumarse a dicha iniciativa.
 
Presupuesto Participativo en Luján:
 
En nuestra Ciudad, por medio de la Ordenanza 6198 del año 2013 se crea el “Presupuesto Participativo Popular”. Esta norma establece que deberá comenzar a ejecutarse en el año 2014, comprometiendo para tal fin el 5% del presupuesto asignado a Obras y Servicios Públicos en el primer año, 7% en el segundo año y el 10% a partir del tercer año.
En números concretos el monto asignado para el 2014 fue de $ 2.516.242,53, para el ejercicio 2015 dicho monto asciende a $ 3.365.136,95, y para este 2017 lo presupuestado al PP es de $ 3.091.730,00
Al día de la fecha sólo se ha presupuestado el gasto, pero no fue ejecutado en ninguno de los años mencionados, totalizando un monto de $5.881.379,48 que consideramos deberán sumarse al monto del presupuesto 2017.
Analizando otros municipios que cuentan con PP, observamos algunas obras que pudieron llevarse a cabo en estos últimos años mediante esta herramienta que Luján está postergando. Ejemplo de ello es el Municipio de Trenque Lauquen, donde entre otras cosas se realizó con este presupuesto un cine digital, el equipamiento para bomberos, la construcción de un SUM, la escuela de música, mejoras de infraestructura en la guardia del hospital.
 
Conclusión
 
Si bien son de  suma importancia las posibles obras que pudieran realizarse a través del PP, consideramos que su mayor potencialidad radica en la capacidad de empoderar a la ciudadanía, dotándola de una herramienta de política pública que involucra a todos los actores de la sociedad en una nueva experiencia democrática.
La implementación del PP apunta a fortalecer la organización ciudadana, promover un desarrollo acorde a las particularidades de cada zona, estimulando la participación, sentando las bases de una sociedad más democrática, más participativa y más solidaria.
 
Es decir, a mejorar las condiciones de vida y dar fuerza y materialidad a otra forma de ejecución de la política. ¿A qué se deberá que esta gestión no lo ha puesto en marcha?

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.